Capplannetta y el retrato de Ana

Posted on 0:08



Me importa muchísimo lo que piense la gente joven en el mundo entero, pero mucho más me interesa aquello que viene de África y que parece ser que no nos lo proponemos o no nos paramos a verlo, o por ignorancia y los tópicos absurdos, o porque no vemos al gran continente nada más que para expoliarlo o explotar a sus gentes. Conocí a Ana este año pasado a través del Señor de Bidaxune, él me la presentó. Nos dijo que quería participar en Nevando en la Guinea con algún artículo. Al final serían dos mensuales, y de muy buena pluma. Tanto a Juan A. Herdi y a mí nos dejó fascinados. Hablamos Juan A. y yo seriamente y le propusimos que se involucrara más en el proyecto, y a ella le gustó la idea. Le pusimos una sección que pasaría a llamarse Reflexiones de una ondjundju (recién llegada) y con su nombre verdadero Juliana Mbengono. La llamo Ana por motivos que no diré, pero esta Ana es una escritora con un profundo talento. Es sincera, es defensora de las libertades civiles, es una abanderada no sólo de Guinea Ecuatorial, del continente africano por entero. Cada mes nos da una muestra de su profesionalidad como periodista, tiene un blog llamado Popó Mango y una web de carácter sociocultural sobre África. Más adelante pongo enlaces. Esta chica jovencísima es una de las escritoras más seguidas de la web, también en la revista Nevando en la Guinea. Con su enfoque peculiar, reflexivo y muy crítico nos habla dos veces cada mes de visiones paradigmáticas de cómo ella cree en el sueño de una África moderna, y despreciando tópicos ignorantes. Ella rechaza el estereotipo colonial, conquistador, y de historia negativa sufrida en todo el continente por los europeos. No descarta una vida mejor, ya que talento tiene a raudales. También tiene un gran espíritu de lucha y un carácter combativo. No sólo tiene críticas y reproches hacia los europeos, también rechaza cosas de su propio continente, y de las costumbres que en él se ciñen. Es amante del Afrofuturismo y tiene una singular manera de narrar reflejada en sus escritos. Ha ganado diversos premios, y es una luchadora mujer negra maravillosa. Cree en el individuo, sea éste de la condición social que sea, también la raza, o el pensamiento. Ella es de la etnia Fang. La pueden encontrar en su blog, también en su web y en Nevando en la Guinea. 


ENLACES: www.ppoppomango.blogspot.com 

                     www.biyaare.com 

Capplannetta y el cambio total

Posted on 19:10



A partir de los diecisiete años muchos amigos dejaron de conocerme. Dejaron de conocerme y de saludarme, y cuando yo les saludaba me miraban como a un completo desconocido. Incluso hubo novias de adolescencia que me negaban antes de que cantara el gallo. Los amigos que en esos momentos eran amigos no dejaron de conocerme, era obvio, dejaron de conocerme a raíz de mi interés por las letras y el mundo de la cultura. Muchos amigos de antes, cuando tuve diecisiete años, ahora me ven y me saludan pero se extrañan de mi nueva vida, y creen que me he vuelto loco, o he cambiado para ser un petulante amante de las letras. Justamente cuando cumplí veinticuatro quise dar un cambio radical en mi vida. Como los gatos, tengo varias vidas. Mi vida se puede entender como una sucesión de ciclos de los que yo no me he percatado, hasta ahora. A mis cuarenta y cinco años he vivido, aunque todavía me quede mucho por vivir. Ilusiones tengo, también esperanza. He querido ser muchas cosas en la vida, y ahora, que soy Capplannetta es como mejor me siento. Es ahí donde soy realmente yo, y para bien o para mal, los habrá que no me acepten, y los que me acepten en mayor grado, son buena señal de que son los amigos o familiares que vale la pena tener. He sido muy selectivo con las amistades de las que dispongo ahora. Tengo amigos y tengo enemigos. Tengo amigos que dejaron de conocerme a partir de los diecisiete y otros que han dejado de ser amigos al conocer mi vida de ahora. Aunque hay gente en mi vida que para ellos soy el mismo de siempre, con esos me quedo. A partir de mis veintisiete años conocí gente nueva que ahora no me saludaría, yo a ellos tampoco. Aunque en esa gente nueva haya personas que no olvidaré nunca. Soy el típico yerno que resulta incómodo en todo momento, soy un odioso cuñado, y soy tío de sobrinos que me quieren a su manera desde mis propias circunstancias. Estoy ya muy acostumbrado a las puñaladas en el pecho y que no me conozca nadie. Esto que digo es un poema que escribió Federico y que Camarón de la Isla cantó. Ahora no soy raro, yo era más raro de niño y siempre estuve presente para los que de verdad quiero. 

Capplannetta: la llegada a la meta

Posted on 3:36



Corro y corro aunque quisiera ser una piedra más, un guijarro inútil, que ni se mueve ni para quieto. Yo quisiera que os ayudara mi alegría, aunque diría que la malgasté en botica y ahora no tengo dinero ni para pesarme. Recuerdo un niño que fue niño como todos los demás. Jugábamos a la pelota en los parques. Y yo me apunté a actividades extraescolares. Me dediqué al atletismo. Entonces sí estaba delgado. Aguantaba corriendo tramos y tramos sin cansarme. Gané varias medallas. Pero hace tiempo que llegué a la meta. Toqué fondo y ahora corro y corro. De pequeño me encantaba ir a la pastelería El Cisne. Qué bien olía ahí dentro. Era como la casa de Hansel y Gretel. Mi madre me compraba un cruasán, y estaban deliciosos. Soy un romántico. Estoy repleto de nostalgia. Pero la nostalgia implica a aquellas personas que la viven contigo. Siempre quise tener una mujer morena. Como los cuadros de Julio Romero de Torres. Todavía conservo un billete de este pintor. Me gusta guardar tesoros que parten desde la nostalgia y queda para el futuro de este mundo de progreso absurdo. Soy un romántico. Todavía conservo el primer libro que leí, también conservo unos pocos cuentos pequeños, y mi libro gordo de Petete. Conservo muchas cosas del pasado. Mi hermano me trajo unas cuantas. No tienen valor económico, pero sí sentimental, y es que soy un romántico. El coleccionismo breve es la prueba de que llegué al fin a la meta. No conservo mi medalla de oro de nacimiento, la empeñé por veinte Euros. Entonces estaba mal, pero muy mal. Dicen que ha venido la primavera, pero yo sigo teniendo frío. Me tapo con mantas de poliéster. No soporto mantas pesadas. Dicen que ha venido la primavera, y tienen que estar anidando los gorriones en los tejados. Cuidado con los gatos. 

Capplannetta Vs. Capplannetta

Posted on 20:26



Me revuelco por mí mismo mientras miran desde la FM de radios que se cuelan por mi casa. Me sintonizo con la caterva de especies pensadas en la inopia del solitario bostezo del que huyen, todo cansa, al igual que yo canso. Estoy a un paso de donde se precipitan los hombres del violonchelo con su lamento sostenido. Mi cuerpo no hace juego con mi pensamiento. Soy una prueba evidente de que quizá otra galaxia, otro hemisferio, otro mundo hubo o hay desde lo que soy y no lo veo. Vamos a hacer la guerra de la gran verdad a los que se declaran activos en la conexión lejana. Capplannetta se sienta a mi lado, le digo que no piense en tonterías, que la vida es seria, y él lo toma todo a broma. Si tú eres Capplannetta por qué no decides de una vez invadir la mañana. Nos merecemos los unos a los otros, por eso un Capplannetta no quiere a otro Capplannetta. Pipiolos de la tarde tienen el miedo cosido a su pecho por un vestigio de noche que se derrama. Capplannetta’s que no quieren venir a verme porque se aburren del silencio. Así no vamos a ninguna parte. Somos los homúnculos que quieren todos de nuevo o los que todos desprecian de viejo. Quisiera ver vuestra trastienda, pero allí puedo encontrarme a un enfermo de los nervios, o un atrofiado pero simpático niño travieso. Enciende todas las luces del mundo. Al alba se apagarán todas. Visitarán la noche siendo adolescentes aunque una llaga que les pellizca les hará extranjeros sin su planeta. Puedo ser un bicho, un tonto, un cobarde, aunque tú no seas nada de eso, pero quiero que sepas que puedes encontrarte el veneno en cualquier camino hacia Roma. Anda, ensaya esto. 

Capplannetta le cuenta sus proyectos a Dios y este se parte de la risa

Posted on 19:09



Vamos a ver la acogida que tendrá la novela poética Cibernética esperanza, ya que puedo llevarme una desilusión. Pero no hay que preocuparse. Cuando salga publicada y esté en todos los puntos de venta, seguiré escribiendo, y sobre todo leyendo. Y si se vende como si no se vende, me iré a otros empeños. Tengo varios proyectos, de algunos mejor ni hablar, pero de otros debo estar ilusionado. Si la novela poética se vende, pues seguiré con Ediciones Vitruvio pase lo que pase. Pablo es un buen hombre, y como me dijo Manuel Lacarta, Vitruvio es una editorial necesaria. De momento escribiré relatos y poemas, y llevaré el blog actualizado. Pero todo eso sin perder la cabeza, y sin escribir para publicar, en primer orden escribiré para mí mismo, y aquello que merezca la pena lo publicaré después de exhaustivas correcciones. He aprendido mucho del señor de Bidaxune, y más que tengo que aprender. Hablaré con él acerca de la novela de Juliana, recuerda: sed leales. Eso le gusta a Juan A. y no lo traicionaría nunca, pero quisiera que Juliana publicara en Vitruvio, más bien por la difusión que tendrá. Esperemos se venda también lo de Juliana. Se lo merece la chica, además de que es buena escritora. Lo ha demostrado con creces en Nevando en la Guinea. Y una vez publicada la novela poética voy a leer todos los libros que he ido comprando, y que por carecer de concentración no he leído. Esperemos también que la medicación nueva no me juegue malas pasadas. De momento, ya sabes, escribir relatos y poemas, leer como disfrute, no por obligación. Si no te gusta algún libro se debe tener la madurez suficiente para dejarlo por siempre, o dejarlo por un tiempo y retomarlo más adelante. Estoy muy expectante con la novela poética, si no se vende durante los cuatro años de contrato, la dejaré, no puedo estar siempre con lo mismo. Es un proyecto que lleva dando tumbos desde el año 2012 y estamos en el 2021 y ya no da más de sí. Por mucho que cambie el planeta. Al menos, eso creo. Lo importante es pasarlo bien. Disfrutar trabajando. Has nacido para escribir y lo sabes. Digan lo que digan. Porque aunque no tenga estudios superiores, sé escribir, sé llevar a cabo una historia. Pero en este mundillo cada uno va a lo suyo. Tienes que ver a la gente que triunfa en la literatura no con envidia sino con gratitud, ya que han puesto al alcance del lector un mundo nuevo. La gratitud es siempre bien acogida. Además la gratitud es gratis, valga la redundancia. Espero que no le ocurra nada a mi hermano en Alemania. Sin él mi vida sería oscura como un foso en un castillo medieval. Bueno, queda dicho, veamos los resultados, estamos hoy a 03-05-2021, a las 18:52h. de la tarde.   Hace poco fue mi cumpleaños. Me estoy dando cuenta que  necesito para escribir gafas. Sed leales. 

Capplannetta sin alcohol

Posted on 16:25



Ayer, el día de la madre para ser exactos, me bebí un Red-Bull antes de comer. Pero a mí lo que me gusta de verdad es el café americano. Pero no puedo abusar, ya que retengo líquidos. Ya se acabaron los tiempos del buen güisqui, a veces garrafón, ya pasaron los tiempos de cerveza, o vino blanco. Me gustaba beber, pero ahora debo cuidarme. Al mezclar el alcohol con relajantes musculares y otras sustancias agarraba unas trompas de las que no recordaba nada el día después. Pero hay estaban los supuestos “colegas” para reprocharte todas las locuras que hiciste. Hace ya mucho que no bebo para emborracharme. Bebía para sobrellevar el verano cerveza, aunque ahora ni eso. Ahora bebo café, y a veces descafeinado. Pero conservo mi mini bar con botellas sin empezar. He pasado épocas de mala bebida cuando mezclaba alcohol con Tranxilium 50 mg. Dejé de tomarlo; es aconsejable no tomar ese tipo de fármacos debido al síndrome de abstinencia que sufres después. Rebajas dosis lentamente pero te pica el monillo. Es una bomba mezclar alcohol con pastillas, de otras drogas ya ni digamos. Eso no es diversión. Perder el conocimiento en una borrachera es algo que te deja varias secuelas. La primera, que la gente se aparta porque eres conflictivo. Y las demás los líos donde te metes. Yo dejé la noche hace mucho tiempo. Mi vida ha dado un giro de 180 grados. Ahora me motivan otras cosas. Aunque a decir verdad no es algo de lo que esté orgulloso. Siento vergüenza de mí mismo. Cuando no me metía en peleas, me daban una paliza, o me llevaba la policía detenido y dormía en comisarías. Odio las comisarías de policía. Las mantas huelen a choto y ahí es cuando te das cuenta de lo que vale la libertad. También las multas que te hacen pagar. Porque una persona borracha pierde la credibilidad y pierde la razón, aunque la tenga. Nadie te toma en serio. El resultado es que odio el alcohol. He cambiado mucho. A veces me tomo una cerveza, o como el otro día un Red-Bull, pero (repito) soy un verdadero Gourmet del café. Ahora también tomo té verde con hierbabuena. Aquel que se harta de cubatas en la barra de un bar son los clientes VIP para los taberneros. Los hay que incrementan deliberadamente el número de cubatas que te llegaste a beber ya que ibas borracho y perdiste la cuenta, aunque hay excepciones. Los hay quienes fían a los bebedores y se llevan una parte generosa del sueldo cada mes que cobran. En fin, mejor sin alcohol. 

Capplannetta y sus planes de lectura

Posted on 3:36



Estoy enfrascado en varios proyectos a corto plazo y también otros a medio plazo, pero no puedo hablar de ellos hasta que estén por publicar. Seguramente los publique en Ediciones Vitruvio si Pablo los acepta. Pero tengo que leer y ponerme al día, leyendo es como salen las buenas ideas, y además, sabes qué camino tomar y cuál no. He emprendido un camino en solitario y no es que me guste mucho, pero sigo creyendo que escribir tiene mucho de solitario. Sólo la soledad y una tablet basta para crear historias, o también para crear post como éste y los demás que escribo, que suelen ser como píldoras contra el mal de altura, o sea, el soroche inoportuno que a las personas con un ego pedante y pretencioso molestan. Hay muchas clases de escritores, y cada uno va a lo suyo. Yo no critico a nadie, espero que nadie me critique a mí. Pero me he dado cuenta que los escritores con estudios superiores ven como intrusos a los que no hemos aprovechado estudiando. Aunque a veces hay amigos sin mucho ego que te sorprende con un correo. No hay cosa que más me guste que recibir un correo esperado. Con el Internet la gente escribe y en algunos casos se nota si han sido estudiosos o merecen ser estudiados como especímenes de la ortografía Whatsapp y derivados. Yo jamás criticaría a alguien mayor porque escriba con faltas ortográficas, pero a un joven que haya tenido la oportunidad de ir al colegio y no sepa escribir bien sí que merece una colleja. Yo escribía en mayúscula porque no sabía poner tildes, pero ahora sin necesidad de corrector he aprendido, y es que todo se aprende. Se empieza por rellenar cuadernos con poesía mala, te pasas a la tablet para tenerlo en un procesador de textos y sigues pensando que tú poesía sigue siendo mala. Yo tengo algunos o demasiados poemas horribles, pero no se puede llegar a ser aunque fuera un escritor hasta que no te has leído a muchos clásicos, y también a los contemporáneos, para aprender de errores que pudiste tener y consigues verlos de otra manera nueva o para estar en la vanguardia de escritores que tienen relevancia. O sea, mejor dicho que escribas no significa que escribas bien, la literatura es una carrera de largo recorrido. Se debe ser oportunista, como también observador. Y a veces tienes que callarte en palabras para ciertas susceptibilidades.